La semilla no ve la planta

Como una semilla que se siembra…

A menudo he pensado en esa semilla que, en la tierra, aguarda en silencio…
Mientras no muera, no nacerá la planta.

Y además, la semilla no verá la planta.

Mucho menos el fruto.

Y es que quizá me gustaría ver algún fruto…  incluso cuando digo que no, en cierta manera es como si al menos, quisiera confirmar que ha habido frutos… o al menos planta…

Sin embargo, el Reinado de Dios se parece a la semilla, no a la planta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.