Cuántos resistiremos la mirada de Jesús

Hace tiempo recuerdo una conversación con un buen amigo en el que hablábamos de que, junto con una cultura del tener a nivel material (en oposición a una cultura del ser) podemos correr el riesgo de una cultura del tener también a nivel espiritual, que priorizaría ‘tener experiencias de Dios’, pero que no nos conducen al descubrimiento del Reino, a una búsqueda de su Justicia, a volvernos al hermano…

Efectivamente, si son verdaderas experiencias de Dios, deben movernos a una conmoción interior, a una conversión, a un volvernos a lo esencial…

Por: istolethetv

En ocasiones veo ciertas formas en las que, por querer vestir demasiado el mensaje del Evangelio, corremos el riesgo de quedarnos en el ‘folklore’, y no en lo básico.

Te dejo una canción de Marcos Vidal que me ha hecho recordar

Nos seducen más las luces y el impacto emocional,
la respuesta de las masas y el carisma personal
que lo puro y verdadero escondido en un rincón.
Nos deslumbra más la fama que el calor del corazón.
Yo prefiero estar más cerca de la cruel necesidad,
y llorar con los que lloran y ofrecerles la verdad.
Y aprender a ser cristiano a la lumbre de mi hogar,
y tener algún amigo que me ayude a recordar
que el Verbo se hizo carne, descendió de la luz…
Y cuántos resistiremos la mirada de Jesús
dibujada en el recuerdo de una cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.