Cambiaré vuestras lágrimas en risas

Estaba mañana, de camino a mi trabajo, iba yo con mis preocupaciones… Aprovecho a hacer mi oración con el mp3 de Rezando Voy que descargo cada mañana e íba dándole vueltas al Evangelio del día, a los odres, a los remiendos…

Sin embargo, me he encontrado con una amiga que, después de años, ha recibido una hermosísima noticia… Tras años de lágrimas, más o menos explícitas, más o menos visibles, por fin ha llegado el momento de la risa, como Sara y Abraham.

Hoy, ese encuentro ha cambiado el día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.